Uploader: Thomas
Country: Sweden
Uploaded: May 10, 2018
Price: Free

Please, verify you are not robot to load rest of pages

devocionario catolico - pdf download

Devocionario Católico a
Nuestro señor dios todopoderoso en su santísima trinidad,
E N LA HORA DEL SUFRIMIENTO Y LA ENFERMEDAD.
DEVOCIONARIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD EN LA HORA DEL SUFRIMIENTO Y LA
ENFERMEDAD.
Dios de amor, ternura y justicia que, amándonos en divina hermosura tuviste a bien brindarnos
el don de la vida para que junto a ti compartiésemos la creación hecha de tu mano, me tienes
aquí postrada en alma adorando tu divina presencia. Te adoro PADRE que creaste el mundo.
Te adoro HIJO JESUCRISTO que compartiste el pan con nosotros. Te adoro ESPIRITU
SANTO que siempre, desde siempre y para siempre nos llevas en tu regazo. Os adoro con el
corazón de niña, con el cuerpo enfermo de mujer creo en VOS, con el alma que os añora
constantemente, yo os adoro Santísima Trinidad. Y puesto que de mi debilidad sabéis en
demasía, me regaláis con la mirada, la sonrisa de mi Madre, Vuestra Santa y Pura: Hija, Esposa
y Madre. La alabada por mí, la dulce y querida en mis ojos, la necesitada de los anhelos de mi
pobre alma. Y sabiendo el majestuoso CREADOR de las cosas de ésta, su pequeña sierva, torpe
y rebelde, tantas veces, no hacéis más que colmarme de dones, de regalos en ángeles que me
cuidan, protegen, esperan, sostienen en mis caídas y, no satisfechos con los logros de su divina
tarea, encargan, también a los Santos que me precedieron, para que insuflen en mí el aliento
necesario y formar algún día parte de la familia celestial que me aguarda. Y, SEÑOR, con no
tener bastante a fe de mis faltas, pasadas, presentes y futuras, me acercáis a esas lindas,
hermosas, hambrientas de amor y dulzura, a las BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO.
¡Cuánto ha de dar mi alma por sentirme alguna vez junto a ellas, en la certeza de la antesala
que aguarda la liberación abrasadora y gentil del paraíso. Y..., ¡DIOS MIO! ¿Veré yo algún día
frente a frente, al fin, a mi hermano EL SANTO ANGEL DE MI GUARDA.?A vuestra Bendita
Bondad me acojo y escribo las palabras que vuestra inspiración redentora tenga a bien prodigar
en ésta su sierva durante el camino de lágrimas, de amor, y de esperanza de este Bendito mundo
por VOS creado.
-01-
LA SANTÍSIMA Y PURA VIRGEN MARÍA NOS ACOMPAÑE EN EL CAMINO DE LA
ORACIÓN...EN EL TRECHO DE LA VIDA QUE CONDUCE A LA ETERNIDAD DE AMOR,
PAZ Y SOSIEGO, DÓNDE ESTARÁN UNIDAS NUESTRAS ALMAS POR SIEMPRE JAMÁS.
El ángel del Señor anunció a María y ésta concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.
He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu
Palabra.
Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros.
-02Por la señal de la Santa Cruz de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre
del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a
nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también
nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu
vientre Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y
en la hora de nuestra muerte. Amén.
GLORIA AL PADRE, GLORIA AL HIJO Y GLORIA AL ESPÍRITU SANTO.
AMÉN.
-03-
SANTO ROSARIO
DE NUESTRA SEÑORA LA SANTA VIRGEN MARÍA.
MISTERIOS GOZOSOS:
1. Encarnación del hijo de Dios
A ti, Virgen María, a ti llegó un día el ángel de Dios, llamó a tu puerta y tu mano
precediendo al impulso radiante de tu corazón, le abrió.
Mi mano mortal, sencilla y torpe sepa tomar ese impulso tuyo, madre, y abrir el alma
al Dios que siempre aguarda tras esa puerta de amor eterno y paz infinita.
Dios te Salve María...
2. Visita de María a Isabel
Tan grande era tu gozo, tan inmensa tu alegría que no hallaste sosiego hasta
acercarte a tu prima, a tu amiga Isabel. Supiste por el ángel que ella había concebido
en su ancianidad, que su fe hizo el milagro y que ese milagro necesitaba el aliento
que del vientre, bendito, latía saludando en Isabel al predecesor, al que debía allanar
los caminos del Señor .
Dios te Salve María...
-04-
3. Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo en Belén.
Y el VERBO se hizo carne y habitó entre nosotros. ¿Qué sentiría el mundo? TODO
y NADA. Cómo ahora, únicamente aquellos humildes corazones dispuestos a
sentir, a vivir, a encontrar, a ser Hijos de Dios y a pedir para que esa familia se
haga cada día mayor que, la miés es mucha y los obreros escasos...
Dios te Salve María...
4. Presentación de Jesús
En el templo y purificación de María
Alegría, alegría inmensa bajar del
Cielo para ser uno de nosotros, y
Ese día de júbilo cómo un hermano
se nos unió en la fiesta de la presentación.
Dios te Salve María...
-055. Jesús perdido y hallado en el templo
Se acercó al mundo a aprender, a entender a ese hombre nacido de
su obra creadora. Se acercó como un niño para escuchar como un
niño.
Se acercó a deleitarse de los mimos que los ancianos ofrecieron a
aquel niño inquieto y travieso que, desoyendo los consejos de sus
padres, no quiso perderse las palabras de los sabios.
Y oyó, Y escuchó, y habló. Y, al igual que su Madre lo guardó todo
en su corazón.
Dios te Salve, María...
Ofrecemos en estos misterios la inocencia temprana de nuestras vidas.
Ofrecemos la ilusión que cada día, intentamos poner en nuestros ojos. Ofrecemos
el corazón que desoye el trepidante palpitar de este mundo revuelto en el que se
nos hace difícil, tantas veces, vivir. Pero, sobre todo, te damos GRACIAS SEÑOR
por haberte fijado en María, esa mujer que pudo haber sido cómo cualquiera de
nosotras y a quién tú diste, desde siempre, la gracia plena, para que se cumpliese
tu obra redentora. Y te damos Gracias por ese hombre, San José, que pudo ser
cómo cualquiera de nosotros y en tu gracia, sin medida, fue el hombre, el único
hombre que pudo tener en sus brazos a nuestro Señor Jesucristo , desde la
ternura de unos ojos que miran como un padre.